manosenvientre

Embarazo, síndrome de ovarios poliquísticos y anorexia son algunas de las posibles causas de este trastorno. El tratamiento dependerá de la causa que lo origine.

La amenorrea es la falta de menstruación de manera prolongada, y puede afectar a mujeres de cualquier edad.

La ginecóloga María José Méndez explica que existen 2 tipos:

Primaria: Cuando la joven tiene 14 años y la regla aún no ha aparecido, así como tampoco los caracteres sexuales secundarios (crecimiento mamario, desarrollo de vello pubiano). O también, cuando se han alcanzado los 16 años con desarrollo de caracteres sexuales secundarios, pero sin regla.

Amenorrea secundaria: Se da en jóvenes que en algún momento tuvieron una o más reglas, pero han pasado más de 3 ciclos sin que ésta ocurra nuevamente.

Causas, síntomas y tratamientos

Amenorrea Primaria

Entre las causas más frecuentes están patologías como el Síndrome de Turner y el Síndrome de Rokitansky (ausencia de útero).

“El Síndrome de Turner es una anomalía genética. Son mujeres de inteligencia normal, pero de talla baja, con infantilismo sexual y ovarios que no funcionan, además de alteraciones cardíacas y renales”, explica la profesional.

Es raro que estas mujeres se embaracen, y si lo hacen, un 30% de ellos son hijos mal formados. Por su parte, las mujeres con Síndrome de Rokitansky (sin útero, pero con ovarios) no pueden tener hijos propios, pero sí vida sexual normal, si se les realiza una cirugía para crear una vagina”, indica la especialista.

Amenorrea secundaria

Una vez descartado el embarazo, las principales causas son:

1. Falla de hipotálamo: Es unas de las causas más frecuentes. Se produce por estrés, anorexia y adelgazamiento, exceso de peso o de ejercicio. El tratamiento consiste en atacar la causa: sacar del estrés a la paciente, hacerla bajar o subir de peso, tratar su anorexia, etc.

2. Síndrome de ovarios poliquísticos: En este caso, la falla sería una mezcla de problemas a nivel cerebral, vinculado a un trastorno en el metabolismo de la hormona insulina. Esto ocasiona -además de una alteración en las reglas- una tendencia a la obesidad de tipo masculino, con aumento de vello en zonas coma barbilla, patillas, alrededor de las mamas y distribución de tipo masculino a nivel del pubis. Todo esto asociado al aumento de acné y a la dificultad para lograr un embarazo. Y si lo logran, hay mayor riesgo de aborto, hipertensión y diabetes gestacional.

“Además, esta patología presenta consecuencias adversas a largo plazo, como aumento del colesterol, hipertensión arterial, diabetes mellitus y problemas al corazón, lo que actualmente se conoce como Síndrome metabólico”, manifiesta.

El tratamiento se centra en la combinación de dieta, ejercicio y uso de anticonceptivos.

3. Falla de órgano blanco: Ocurre cuando hay destrucción del endometrio (capa interna del útero que se elimina cada mes y que corresponde a la regla), por causas como raspado uterino por aborto, terapia con radiación o infecciones severas, como tuberculosis. El tratamiento es con hormonas.

4. Falla ovárica: Su nombre lo dice, el ovario no funciona más. Puede ser por algún trastorno genético o por falla ovárica prematura. Produce una menopausia completa, por lo que estas mujeres no pueden tener hijos y deber tomar terapia de reemplazo hormonal.

5. Falla de la hipófisis (glándula cerebral): La causa más frecuente es por tumores que secretan una hormona llamada prolactina y que, además de infertilidad, lleva a que estas mujeres produzcan leche por sus mamas, sin estar amamantando. Se trata con medicamentos, pudiendo luego hacer una vida normal.